Enmienda Platt: Antecedentes.
En 1901 el senado norteamericano votó la enmienda Platt, que se insertó como apéndice a la primera Constitución Cubana en la Asamblea Constituyente, dejando en evidencia el carácter sumiso y conservador de esta clase social.
Según ese texto: “los Estados Unidos bajo ningún concepto, permitirán que ninguna otra potencia extranjera, excepto España, adquiriese jamás posesión de Cuba”. Una vez convertida en ley el “derecho del pueblo cubano a ser libre e independiente”, contenido en la Resolución Conjunta quedó anulado.


Cuba y la Gran Depresión:
Antes de la Crisis, la economía cubana se mantenía bastante equilibrada siendo un importante proveedor de azúcar y otras materias primas. Sin embargo, a partir de 1925 y tal como sucedía en todo el mundo, los precios empiezan a disminuir alarmantemente y la economía cubana se desploma.

La producción de azúcar se mantenía en sus niveles más altos mientras que el precio llegaba al mínimo histórico de 0, 71 centavos la libra. La dependencia cubana de la producción de azúcar era evidente. Ese mismo año, Gerardo Machado es elegido presidente, quien estabilizará la economía ajustando los intereses de la burguesía cubana con los estadounidenses y desatará un régimen represivo contra los opositores
gerardo_machado.jpg
Gerardo Machado "El Mussolini de Cuba"


Si bien hubo una recuperación económica, las consecuencias sociales aún persistían y afectaban a la población caribeña. Machado respondió con más medidas represivas contra la clase trabajadora y los estudiantes, poniendo al país al borde de la revolución.
Cuando asume Franklin Roosevelt como presidente norteamericano, una de sus preocupaciones era la situación del país latino. Por tanto, nombró a Summer Welles embajador en la Habana, con el encargo de buscar una salida a la crisis, pero manteniendo la dominación colonial de EEUU. Los nacionalistas estaban aún más furiosos, y visto y considerando esto Machado huyó del país. Entonces, la derecha opositora tomando riendas del asunto nombra un gobierno revolucionario presidido por Ramón Grau San Martín. Sin embargo, las interferias desde Estados Unidos entorpecieron su gobierno y toda clase de medida que intentó tomar el nuevo Presidente cubano para intentar encontrar una salida a la Crisis. Unos meses y Grau fue sacado del poder y quien lo suplantó llegando por sus propios medios fue el Sargento Fulgencio Batista.
EEUU mostraba su total respaldo al nuevo gobierno, y Roosevelt admitió “El de Batista es un gobierno demócrata”, y para demostrarlo, anuló la Enmienda Platt, la que le otorgaba el control casi total sobre el país vecino. Se firmaron contratos económicos entre ambos, siempre con más beneficio para el norteño que para el sureño, por ejemplo: Estados Unidos le otorgaba a Cuba el 22% de sus importaciones de azúcar percibiendo US$ 0.18 por kilo y Cuba se beneficiaba con la exoneración de impuestos a los productos terminados que Estados Unidos le exportaba.
Como el sentimiento nacionalista continuaba vigente y ahora era más pronunciada su bronca por la gran influencia que EEUU tenía en el país, Batista tomó medidas y creó el Partido Comunista Cubano. Luego, ya en 1940, una nueva Constitución firmada por ambos países cubano y estadounidense se institucionalizo el gobierno de Batista, que con el manto de legalidad inició una nueva dictadura, y quedaban abolidas las reelecciones.

Terminado el período presidencial de Fulgencio Batista en 1944, de acuerdo con el mandato de la Constitución que prohibía las reelecciones presidenciales, Batista dejó el poder y resultó elegido presidente Ramón Grau San Martín. Pero más adelante, Batista daría otro golpe de estado para reinstaurar su dictadura con el pleno apoyo de Estados Unidos.
batista8.gif
Fulgencio Batista


Fuentes:

http://www.exordio.com/1939-1945/paises/Latinoamerica/cuba.html
http://www.mashistoria.com/antigua/revista/dossier-03/dossier-0301.htm
http://www.desdecuba.com/index.php?option=com_content&task=view&id=112&Itemid=40

CONCLUSIÓN(SEGUNDA PARTE):


En conclusión, Estados Unidos y Cuba, su vecina, han estado conectados de una u otra manera a lo largo de la historia. Sin embargo, es preciso mencionar que esta “conexión” difícilmente ha logrado que Cuba ganara algo en comparación a la superpotencia. Sin embargo, en la tercer década del siglo XX, estalló una Gran Depresión a nivel mundial, conocida como “La crisis del ‘29”, que causó cambios importantes en la política exterior de los Estados Unidos, siendo este país uno, sino el peor, de los más perjudicados.
Como ya mencionamos antes, Estados Unidos (EEUU) intentó mantener un dominio hacia el país caribeño que contemplara primero el beneficio propio. Un ejemplo de esto fue la sanción de la “Enmienda Platt” en 1901, documento que ponía a Cuba bajo el poder casi total de su vecino. Esto causó que los habitantes nacionalistas del país sumiso se encontraran acalorados y naciera la oposición.
Sin embargo, esta no fue la única medida que tomó EEUU para dominar a Cuba. A principios del siglo XX también EEUU dispuso de diferentes diplomacias y doctrinas para manejar a los países latinoamericanos con diferentes excusas: prevenir invasiones de otras potencias (europeas) para tener total acceso a sus economías; y, según afirman los historiadores, porque veían que los gobiernos latinoamericanos no estaban capacitados para llevar el control de sus países y prevenir el acceso de las otras potencias.
Entonces entre las tendencias dominadoras de EEUU para con América Latina y, sobretodo, con Cuba, se destacan: la “Diplomacia del Garrote”, una medida para defender los intereses con intervenciones militares, es decir, a la fuerza. El caso de Cuba fue la invasión que sufrió en 1915; la “Diplomacia del Dólar” con el fin de beneficiar el bolsillo de banqueros, comerciantes y empresarios norteamericanos habitantes de la región; “Diplomacia Misionera”, que establece un objetivo “moral” de EEUU para con Cuba. Ésta última se puede observar en la ideología que intentaba mostrar el país norteamericano de ayudar, defendiendo y salvando a Cuba del gobierno de Machado, el cual asumió en 1926 y se caracterizaba por ser antidemocrático y represor. Por último, la “Doctrina Monroe” puede ser considerada como una estrategia estadounidense, que también fue muy utilizada antes de la crisis del ´29. Ésta se basa principalmente en planes y programas políticos que incentivan el expansionismo de loso doctrinas s Estados Unidos.
Luego de la crisis del ´29, algunas diplomacias e siguieron utilizando. Por ejemplo, la “Doctrina Monroe” siguió vigente en el período posterior a la crisis, ya que durante la dictadura de Batista (1940-44 y 1952-59) EEUU mantenía la dominación casi completa de la economía de Cuba a medida que el número de corporaciones estadounidenses continuaba aumentando, aunque la corrupción era abundante y La Habana también se convirtió en un santuario para las figuras estadounidenses del crimen organizado, recibiendo la Conferencia de La Habana en 1946. Por otro lado, también la « Diplomacia misionera » seguía vigente al igual que durante la época anterior a la crisis, ya que tras el inicio del conflicto armado en Cuba entre los rebeldes dirigidos por Fidel Castro y el gobierno de Batista, los EE.UU. fueron instados a terminar la venta de armas a Batista por el presidente entrante Manuel Urrutia. De este modo, se ve como EEUU muestra la ideología de intentar salvar y defender al pueblo cubano contra la dictadura.
Finalmente, luego de haber explicado las similitudes en cuanto a las diplomacias utilizadas antes y después de la crisis, puede decirse que también hubo algunas diferencias, por ejemplo, la « Diplomacia del Garrote » al igual que « Diplomacia del dólar » no estuvieron tan marcadas como las demás explicadas, sin embargo, también estuvieron en algún punto vigentes.

Fuentes:
http://es.wikipedia.org/wiki/Relaciones_diplom%C3%A1ticas_cubano-estadounidenses
http://ahora-historia.blogspot.com/search?updated-min=2008-01-01T00%3A00%3A00-02%3A00&updated-max=2009-01-01T00%3A00%3A00-02%3A00&max-results=23
http://www.filosofia.org/ave/001/a264.htm