Relación de Estados Unidos con Argentina durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945)


Política del Buen Vecino

“Los ideales comunes y el interés comunitario, junto con un espíritu de cooperación, han llevado a la conclusión de que el bienestar de una nación depende en gran medida del bienestar de sus vecinos”
(Frankilin D. Roosevelt)

La política del Buen Vecino, fue una política de iniciativa presidida por el presidente Franklin D. Roosevelt durante la Conferencia Panamericana de Montevideo en diciembre de 1933, en la cual promovía la paz y despreciaba la guerra. Asimismo, proponía una política exterior de no agresión y desmilitarización para no desembocar en guerras. Esta iniciativa estaba basada en el compromiso de fomentar el bienestar general de la población cada nación de Latinoamérica implicando la seguridad mutua contra los agresores y el fomento del desarrollo económico para elevar los niveles de vida.
A su vez, la intención de Roosevelt era hacer de esta política, la base de toda la política exterior de EEUU, al ver que había tenido éxito Occidente. En 1943 declaró: “La política del buen vecino ha tenido tal éxito en el hemisferio de las Américas, que su extensión al mundo entero parece ser el siguiente paso lógico”.

Esto nos lleva a preguntarnos: ¿Hata que punto para 1945 la política del Buen Vecino incentivada por el presidente norteamericano F.D. Roosevelt fue exitosa en Argentina como parte del hemisferio de las Américas?

Para ello primero es necesario tener en claro y analizar (lo que esta en cursiva es nuestro análisis) cada uno de los principios de la Buenavencindad:

Principio Uno: El primer paso hacia una buena vecindad es dejar de ser un mal vecino.

Roosevelt parte desde el principio de que a política exterior estaba errada y era mala, es decir que admite que no siempre benefició a sus países vecinos con la intervención.

Principio Dos: La agenda de política exterior de nuestra nación debe vincularse a la amplitud de los intereses de Estados Unidos. Para ser eficaz y obtener respaldo del público, una nueva agenda de política exterior debe trabajarse en conjunción con reformas internas de política pública que mejoren la seguridad, la calidad de vida y los derechos básicos en nuestro país.

Al describir el pape de la política en su propio país antes que en relación conlo desmás países, vemos como los intereses de EEUU siguen siendo más importantes que los intereses del os demás países dentro de la política de Roosevelt.

Principio tres: Dado que nuestros intereses, nuestra seguridad y nuestro bienestar están interconectados con los de otros pueblos, la política exterior estadounidense debe basarse en la reciprocidad y no en la dominación, en un bienestar mutuo y no en una competencia atrabiliaria, en la cooperación y no en la confrontación.

Recién en el tercer puno se menciona de manera ambigua la relación con los demás países, donde EEUU se compromete a la no dominación: al no imperialismo.

Principio cuatro: Siendo la potencia más destacada del mundo, se trabajará mejor en favor de Estados Unidos si se ejerce un liderazgo y una asociación global responsable en vez de buscar la dominación global.

Este principio parece destacable, porque si bien en el punto anterior EEUU establece una posición de cooperación no se pone al mismo pie de igualdad que los demás países sino que se considera una potencia, un líder, un DIRIGENTE. ¿Esto no es imperialismo?

Principio cinco: Una eficaz política de seguridad debe tener dos patas. Una seguridad nacional genuina requiere de militares bien entrenados, capaces de repeler los ataques a nuestro país, pero también requiere un compromiso proactivo por mejorar la seguridad personal y nacional mediante medidas no militares y la cooperación internacional.

Si bien Roosevelt desprecia la guerra, dentro de sus principios vemos como se sigue teniendo una posición defensiva, en la que un ejército juega un papel importante para la política exterior.

Principio seis: El gobierno estadounidense debe apoyar el desarrollo sustentable, primero en casa y luego en el exterior, mediante sus políticas macroeconómicas, de comercio, inversión y asistencia.

Nuevamente se ven defendido primero los intereses de “casa” antes que los exteriores para lograr un “desarrollo sustentable” (debemos preguntarnos a los ojos de quien). Se compromete a invertir y asistir a los vecinos.

Principio siete: Una vecindad global próspera y pacífica depende de un ejercicio del gobierno, una gobernancia, que sea eficaz, a nivel nacional, regional e internacional. Un eficaz ejercicio del gobierno debe contemplar la rendición de cuentas, la transparencia y la representatividad.

Es decir que EEUU se pone en el papel de poder juzgar los gobiernos internos de los demás países. Vemos que defiende los principios de democracia y transparencia.

Estos principios no solo son lo suficiente mente ambiguos como para poder ser interpretados de varias maneras, sino que no especifican ninguna medida concreta de EEUU a favor de los vecinos y pone a su país en un lugar de liderazgo.

Objetivos
Al aplicar la política del Buen Vecino, Estados Unidos tenía varios objetivos que se proponía cumplir.
• En primer lugar, EEUU no podía permitir que un país vecino suyo o bajo su influencia tuviera relaciones con el Eje a quien EEUU le declararía la guerra. Por ende, Argentina debía romper relaciones lo antes posible con este régimen autoritario, antidemocrático y represor, sin importar cuan autoritario, antidemocrático y represor fuera el propio estado argentino. Es por eso que se puede decir que el primer objetivo de Roosevelt era impedir que Argentina mantenga relaciones con los países que integraban el Eje, principal enemigo de EEUU.
• Por otro lado, Estado Unidos pretendía tener concebido el uso de las Islas Malvinas como punto estratégico geopolíticamente, en caso de ser necesario. Durante la presidencia de Roberto María Ortiz, su gobierno propone hostilidad para dejar de ser neutrales pero Roosevelt niega esta propuesta. Y, en 1940, militares estadounidenses le propusieron a la Argentina participar en los planes de defensa continental, los cuales habían sido creados por el Pentágono, quien pretendía instalar bases en las Islas Malvinas en caso de ser necesario.
• Finalmente, y considerándolo como su objetivo primordial, Estados Unidos pretendía contar con la Argentina como posible comprador de los productos estadounidenses. Se puede sobreponer este objetivo ante todos, ya que lo que Estados Unidos buscaba era recuperar o mejorar su economía luego de la Gran Depresión por la que habían transcurrido en 1929, y para ello necesitaba nuevos mercados, entre los cuales Argentina parecía estar destinada a participar.

Medidas


POLÍTICO:
Dado, que políticamente Argentina se identificaba más con lo regimenes fascistas de Europa que con el sistema democrático de EEUU, EEUU tomó algunas medidas económicas para evitar una estrecha alianza entre Argentina y el Eje: congeló las reservas de oro de la Argentina de manera que su uso se vea imposibilitado. De igual modo, limitó sus exportaciones tanto de armas, combustibles y maquinaria para aquellos países que necesitaran de estos elementos durante la guerra. Si bien Argentina no jugó un papel importante en la Segunda Guerra Mundial, tras mantener una postura neutral (pero simpatizante con el Eje)sabemos que se opuso al Eje apenas unos días antes de que se acabara la guerra. Las medidas de EEUU frente a la actitud de Argentina no fueron de cooperación, sino de control de los únicos medios que tenías nuestro país para ejercer su voluntas. La posición política de Argentina antidemocrática y simpatizante con respecto al Eje condicionó en gran medida la relación de “buen vecino” de EEUU.

Por otro lado, a causa de la política Argentina también se llevaron a cabo medidas diplomáticas para cumplir los objetivos de Roosevelt a. En primer lugar, se retiraron los embajadores estadounidenses de Argetnina, hecho que desprestigió firmemente a dicho país. Asimismo, impidió la asistencia de gobernadores argentinos a la Conferencia de San Francisco de la ONU el 25 de abril de 1945, a la cual asistieron delegaciones de cincuenta países para instituir una nueva Organización de las Naciones Unidas que sustituyera a la Sociedad de Naciones.

Los hechos se sucedieron más o menos así:

- El 4 de septiembre de 1939 Argentina, bajo el mandato de Roberto M. Ortiz, declara su neutralidad en la guerra iniciada el 3 de septiembre.
- En 1940 Argentina denega la propuesta de participar en los planes de defensa continental por parte de Estados Unidos.
- En 1940 argentina propone reemplazo de la neutralidad por la “no beligerancia”. Embajador argentino en Washington, Felipe A. Espil: “ […]En una palabra, la neutralidad no existe en realidad. Crea obligaciones pero no ofrece garantías. Las normas y convenciones que nosotros los neutrales aplicamos e invocamos son letra muerta. Entretanto la guerra europea está asumiendo proporciones y es una amenaza que debe necesariamente inquietar a América. Propongo que nosotros como americanos terminemos de ahora en adelante con la ficción y nos adaptemos a la realidad y por común acuerdo declaremos que estamos dejando de ser neutrales para ser "no beligerantes". […]” EEUU rechaza la propuesta y Argentina continua en posición neutral.
- En 1943, durante la presidencia de Castillo, el ministro de Relaciones Exteriores se opone al llamado de EEUU de romper relaciones con el Eje (en ese momento más específicamente con Japón por el ataque a Pearl Harbour aunque el ataque había sido en el ’41) logrando la aprobación de una moción en la cual solo se recomienda romper las relaciones, no se obliga. (Causa la renuncia del subsecretario de estado de EEUU)
- Argentina continua neutral (pero abastece a los aliados)
- Por otra parte, Antes de que comenzara la guerra EEUU había llamado a los países de América a que investigaran las actividades de los grupos fascistas. Sin embargo, paralelamente a este llamado, en Argentina, surgía de las fuerzas armadas un grupo llamado GOU (Grupo de Oficiales Unidos). El mismo era una logia secreta de extrema derecha que simpatizaba con los países del eje, querían que Argentina se mantuviera asociado a ellos. A fines de 1943, durante el gobierno de Rawson, este grupo adquiere más fuerza y logra poner en el poder a Pedro Pablo Ramirez (ex teniente del ejército alemán). Durante su mandato las relaciones con Estados Unidos se tensaron por:
- Sospechas de que Argentina quería la hegemonía en América Latina.
- Negociación compra de armas alemanas.
- El gobierno de Ramirez se oponía a todas las medidas por parte de Estados Unidos que tuvieran que ver con el eje.
- En 1944 EEUU descubre un cónsul argentino ejerciendo labores de espionaje a favor del eje à Washington obliga a Ramirez a romper relaciones con el eje.
- En 1944 asume el ministro de guerra Farrel y el gobierno continúo sin ceder ante las presiones de Washington (es ahí cuando ocurre lo de las congelaciones de las reservas y el retiro de los embajadores mencionado en las medidas)
- Finalmente, hacia finales (marzo del ’45)de la guerra el gobierno Argentino abandona su neutralidad para oponerse a Alemania y Japon.

ECONÓMICO:
Con respecto a lo económico, para fines de la década del ’30, casi 3/4 partes de las importaciones norteamericanas provenientes de la Argentina estaban aranceladas. El incremento de los derechos aduaneros dispuesto por las tarifas Hawley-Smoot provocó en parte la reducción de exportaciones argentinas al mercado norteamericano en la década de 1930. Por ejemplo, las exportaciones argentinas de trigo hacia el mercado norteamericano cayeron de 3668 toneladas en 1930 a tan sólo 731 toneladas en 1932 y el valor de las exportaciones de lino registraron en 1929 un valor de 42.397.650 pesos oro y en 1932 tan solo 7.354.023 pesos oro, es decir, ni siquiera el 20% del valor inicial. 1932 representó el punto más bajo en términos del intercambio bilateral entre Argentina y EEUU y recién comenzó a reactivarse en 1933 y ascendió en forma irregular hasta 1940.
La Argentina no tuvo superávits (diferencia favorable de los ingresos y los gastos, o del debe y el haber de una cuenta) comerciales con EEUU hasta 1941 cuando se pudo revertir la situación hasta 1945. Es decir que la política de Roosevelt del Buen Vecino se frustró una vez comenzada la Segunda Guerra Mundial y la tendiente simpatía argentina hacia el Eje, no permitieron que se pudiera negociar un tratado comercial. No obstante, tras unirse a los Aliados en la guerra en 1941, EEUU se vio obligado a realizar un mayor gasto militar por lo cual Argentina se vio favorecido y pudo actuar hasta cierto punto como proveedor.
Para esta época Federico Pinedo tomó conciencia de que los cambios en el escenario internacional hacían imposible el retorno a la edad de oro del modelo agroexportador. Por eso en noviembre de 1940 un plan fue elaborado con mayor para reactivación económica, el Plan Pinedo, planteando la necesidad de una reformulación de cómo desarrollar económicamente el país e impulsar la industria. Es decir, se buscó la conveniencia de una industrialización exportadora, basada en el aprovechamiento de las materias primas nacionales, y en un acercamiento a los Estados Unidos.
Desde ese momento la producción manufacturera argentina no sólo se dedicó al mercado interno sino también al externo. En los años de la guerra, “el 20% de las exportaciones argentinas estaba constituido por artículos manufacturados”. Este plan decía que el Estado compraría los excedentes de las cosechas, estimularía la industria de la construcción para poder desarrollar otras actividades derivadas y comerciar con otros países como EEUU. De esta manera se pretendía solucionar el déficit comercial con EEUU. Se trataba de una modificación de la relación triangular, proponiendo relación estrecha con USA. Si bien este plan no fue aceptado por la cámara de diputados, en 1941 se elaboró otro muy similar que si fue aplicado. Igualmente reveló que Argentina debía buscar una alternativa económica que se vio claramente en los gobiernos militares posteriores.
La siguiente imagen e historieta muestran las relaciones de comercio de carne entre Argentina - EEUU basadas en la política de Buena Vecindad.
perplexed.jpgcartoon.jpg
CONLUSIÓN:
Podemos decir que en el aspecto político, la política EEUU de la Buenavecindad no fue eficiente en la Argentina, donde no se pudo lograr una compatibilidad ideológica. Al no cumplirse el séptimo principio que implicaba la democracia y la transparencia de los gobiernos en Argentina y existir una compatibilidad con el enemigo de EEUU, el Eje, EEUU no pudo actuar como un “buen vecino”. Por el contrario, el “liderazgo cooperativo”, planteado por los principios tres y cuatro, se convirtió en un impedimento para Argentina a nivel económico. Además, en lo económico no se logró ningún contrato de comercio clave, ni se destaca ninguna inversión (como se pretendía en el principio seis) importante por parte de EEUU ya que el gasto militar pasó ser prioritario. El hecho de que la economía Argentina haya mejorada hasta cierto punto durante la guerra no se debió a la propia voluntad de la política planteada por Roosevelt, sino a la guerra misma.
Es decir que la política del Buen Vecino fue un fracaso absoluto en Argentina. El impacto más importante de esta política fue que en Argentina se empezaron a pensar alternativas de políticas económicas que se vieron reflejadas luego de la guerra, en las que se buscaba la no dependencia y el nacionalismo.



Fuentes
http://www.cema.edu.ar/ceieg/arg-rree/10/10-018.htm
http://www.colegioedison.edu.ar/plataforma/Portals/0/Intervencionismo%20estatal%20Plan%20Pinedo.doc.
http://www.ircamericas.org/esp/3172
http://www.schillerinstitute.org/newspanish/InstitutoSchiller/Literatura/Sinarquismo/fdr_vecino.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Pol%C3%ADtica_de_buena_vecindad
http://www.argentina-rree.com/home_nueva.htm
http://books.google.com.ar/books?id=lcusrRuAsRYC&pg=PA38&dq=good+neighbor+policy
http://images.google.com.ar/imgres?imgurl=http:www.departments.dsu.edu/library/archive/images/houseyears/cartoon.jpg&imgrefurl=http://www.departments.dsu.edu/library/archive/BuyAmerican.htm&usg=3_QXrW6HyRQran54KTVeOH-bFkQ=&h=1573&w=1454&sz=104&hl=es&start=2&um=1&tbnid=vxJFw3RlFfuaTM:&tbnh=150&tbnw=139&prev=/images%3Fq%3Dgood%2Bneighbor%2Bpolicy%26ndsp%3D18%26hl%3Des%26sa%3DN%26um%3D1



PARTE 2


EEUU-America Latina



Comparación entre la política de “Buen Vecino” (1933) establecida por FD Roosevelt y la política Imperialista de EEUU establecida con la Doctrina Monroe (1823) y el Corolario Roosevelt (1904).



Previamente a la crisis económica mundial conocida como la Gran Depresión ocurrida en 1929, Estados Unidos tenía una postura imperialista frente al resto de los países americanos en la cual se destacaron comportamientos o medidas caracterizadas por la intromisión de los Estados Unidos en las políticas internas de cada país, para su propio beneficio. Durante los episodios ocurridos en los países latinoamericanos, Estados Unidos adoptó medidas como la Diplomacia Humanitario o Misionera, la Diplomacia del Garrote, la Doctrina Monroe y el Corolario Roosevelt; todas ellas, medidas que llevaron a varias interpretaciones y que pusieron en duda el papel de los Estados Unidos según los fines que demostraba que buscaba y los que ocultaba pero en verdad pretendía. Pero luego de haber sido perjudicados por la crisis de 1929, Estados Unidos adoptó una nueva política internacional basada en la buena vecindad para y con los países del continente americano. Esta nueva política introducida por el presidente Franklin D. Roosevelt en 1933, se comprometía a fomentar el bienestar de cada nación latinoamericana y debía basarse en a reciprocidad y no en la dominación, en la cooperación y no en la confrontación.

Pero aquí estamos partiendo de la primicia de que la política internacional planteada por Franklin D Roosevelt representa un cambio con respecto a la política anterior. Por eso a continuación analizaremos si la política de Buen Vecino que se adapto en EEUU en 1933 representó o no una ruptura con respecto a la política Imperialista que venía practicando desde el siglo XIX, a partir del análisis de hasta qué punto las medidas a tomadas por EEUU con respecto a la Argentina antes de la crisis económica mundial de 1929 fueron diferentes a las medidas llevadas a cabo durante el periodo de la política de “buena vecindad”.


Para fines del siglo XIX, cuando los territorios norteamericanos estuvo fundado como el mismo Estado y la Guerra de Secesión se concretó con una victoria por parte del norte industrializado sobre el sur agrícola, EEUU se logro un orden interno tal que le permitió empezar a ocuparse de la política internacional qua adaptaría.

DISCURSO PRESIDENCIAL:

Ya en 1823, el presidente Monroe realizo ciertas declaraciones que luego fueron interpretadas como antecedentes de las futuras políticas internacionales. La Doctrina Monroe, planteaba principalmente la posición defensiva de los EEUU frente a las potencias Europeas como amenaza para todos los pueblos del continente americano. Este discurso de carácter unilateral, destacaba la política preventiva de un país ya independiente a favor de los países americanos jóvenes, inestables y vulnerables. Es decir que el perfil de la política internacional estadounidense podía ser leído a partir de los fines humanitarios (en relación con lo político o social) que se presentan en ese discurso.

En relación con la Buena Vecindad:

Podemos decir, en este sentido que durante la Segunda Guerra Mundial, EEUU no quería que Argentina se alineara con el Eje ya que Alemania representaba una potencia represora. Al tomar medidas unilaterales como la congelación de reservas de oro de Argentina o limitar las exportaciones de armas y combustibles, podemos decir que la idea de Monroe se mantiene relativamente ya que su busca “defender a los países americanos de las influencias o amenazas Europeas”. Por otro lado el no permitir que participara en la ONU también es una medida defensiva por parte de EEUU para que Argentina no ejerza influencia “negativa” en los demás países porque Argentina quería dejar de ser neutral (para ser “no beligerante”) y EEUU no le dejó.


DIPLOMACIAS:

No obstante, durante el siglo XIX existieron en EEUU (como en el resto del mundo) teorías sobre como debían ser tratados los países poco desarrollados que pusieron a EEUU en una posición de mayor rango que los demás y revelaron lo imperialista de la situación. Por ejemplo, en 1885, Strong publicó un libro dende se planteaba la superioridad racial de de los norte americanos frente al resto de América, así como se hablaba de “la carga del hombre blanco” o el “destino manifiesto”, donde un poder divino les había encomendado el poder de civilizar a los incivilizados y era un deber de EEUU cumplirlo. Todo esto, que está relacionado con el aspecto social, se vio reflejado en la Diplomacia Misionera o Humanitaria de EEUU.

En relación con la Buena Vecindad:

Esta modalidad por parte de los Estados Unidos de intervenir para cumplir con su deber no es vista en Argentina previo a la Gran Depresión. Pero luego de la crisis, la nueva política de la buena vecindad resume un poco esta diplomacia humanitaria al proponer la ayuda entre los vecinos, la reciprocidad y la cooperación entre los mismos. Por otro lado, aunque está esta idea de cooperación e igualdad entre EEUU y Argentina, en uno de los principios de la Buena Vecindad, EEUU se autoproclama “líder” de América, es decir, algo que nosotras interpretamos como que se siente con mayor poder que los demás países como para guiarlos. En este sentido podemos decir que la política internacional de Roosevelt representa una continuidad con respecto al imperialismo donde se encontraban presentes las ideas de Strong acerca de la superioridad norteamericana con respecto al resto de América.


Por otra parte, existían otros fines en el imperialismo a nivel económico. La Diplomacia del Dólar era la política económica internacional que adoptó Estados Unidos frente a los países latinoamericanos en donde se pretendía que el dólar sea la moneda utilizada en los países en los que se invertía y se defendía alas grandes empresas en otros países, provocando que esas ejerzan una gran influencia en la política interna de cada país. El objetivo de esta política era favorecer los intereses económicos de los comerciantes, banqueros y empresarios norteamericanos con inversiones en la región.

En relación con la Buena Vecindad:

Antes de la crisis, EEUU actuó en Argentina remplazando hasta cierto punto la mayor influencia económica de nuestro país, Gran Bretaña. Luego de la crisis, si bien se prometía en los principios de la buena vecindad mantener buenas relaciones con los países americanos, Argentina sufrió una fuerte fuga de inversiones que provoco difíciles tiempos en la Argentina. Esto se debió a que tanto las inversiones directas (empresas como Swift, Ford) como las indirectas (préstamos bancarios) se retiraron para poder sostener sus bases en EEUU e invertir en la bolsa de Wall Street. Entonces aquí es donde nos preguntamos hasta que punto EEUU se compromete con nuestro país, porque vemos como primero intenta salvar sus intereses en vez de buscar la mejora de Argentina. Es decir, ¿no siguen estando primero los interese propios?


Por último, durante algunas intervenciones de EEUU, previas ala crisis, existieron casos en los que se aplico la Diplomacia del Garrote, la política internacional que adoptó Estados Unidos frente a los países latinoamericanos en donde se hacía uso de la fuerza y las armas para lograra el “orden” y la “civilización”. El Corolario Roosevelt de 1904 demostró una postura más firme de los EEUU frente a las potencias Europeas con respecto a las Américas, poniéndose a sí mismo en una posición de polaca (o árbitro) entre esas dos partes. Asimismo, fue Roosevelt quien durante su período demostró que no bromeaba al aconsejar: “Hablad dulcemente y llevad un gran garrote; iréis lejos”

En relación con la Buena Vecindad:

No existe en Argentina algún caso de que este tipo de diplomacia se haya llevado a cabo durante el periodo de la Buena Vecindad. Podemos decir que en ese sentido, si bien Roosevelt considera el tener un ejército para defensa, su política era bastante pacifista. El hecho de que no haya entrado a la guerra hasta 1941 y haya buscado una posición neutra por parte de los países americanos lo demuestra hasta cierto punto.


En conclusión, se puede decir que a lo largo del análisis se encontraron más semejanzas que diferencias, hecho que nos lleva a asumir que las políticas asumidas por los Estados Unidos antes de la Crisis Económica Mundial de 1929 no variaron mucho con las tomadas luego de la misma. Estados Unidos siempre se vio superior al resto del continente americano intentando hacer usufructo de las cualidades de cada país, en este caso, Argentina. A pesar de que las asumidas antes de la crisis se llamen Doctrina Monroe, Diplomacia del Dólar, Diplomacia Humanitaria, entre otras, y que la de después de la misma se nombre Buena Vecindad, la intención de los Estado Unidos siempre fue la misma y no varió desde entonces, siempre tuvo un rol imperialista frente a las demás naciones. La Gran Depresión y el contexto de la Segunda Guerra Mundial solo fueron una excusa para hacer creer al resto de América que la situación había cambiado. Es decir, la política internacional de EEUU de la Buena Vecindad no represento una total ruptura con la política Imperialista según el caso de la Argentina.//


BUENA_VeCINDAD.JPG